Deformidad nasal

 

Deformidad nasal

La nariz es una estructura central y prominente de la cara. Una deformidad nasal (anormalidad en el aspecto) de la nariz puede cambiar significativamente la apariencia facial o provocar molestias nasales.

Una deformidad nasal  puede ocurrir como resultado de un defecto congénito, una lesión traumática o una afección médica y pueden provocar una apariencia anormal de la nariz. Las deformidades nasales se pueden clasificar como:

  • Cosméticas. Las deformidades nasales cosméticas afectan la apariencia física de la nariz.
  • Las deformidades nasales funcionales afectan la función de la nariz, que puede provocar una obstrucción nasal frustrante, respiración ruidosa o ronquidos , disminución del olor o del gusto, hemorragias nasales y/o sinusitis recurrente .

Síntomas de una deformidad nasal

Los síntomas de una deformidad nasal pueden variar según la causa y la condición relacionadas con la deformidad. Los síntomas de las deformidades nasales funcionales y cosméticas pueden incluir:

  • Apariencia física deformada de la nariz.
  • Obstrucción nasal.
  • Ronquidos.
  • Problemas sinusales.
  • Hemorragias nasales frecuentes.
  • Dificultad para hablar o comer.

Causas de la deformidad nasal

Una deformidad nasal estética o funcional puede ocurrir secundaria a un tabique torcido, un hueso nasal asimétrico, tejido cicatricial, colapso o debilitamiento de las estructuras nasales, o una porción específica del la nariz es desproporcionada al resto de la nariz y la cara. Entonces, ¿qué causa la deformidad nasal estética o funcional? Existen múltiples razones, y muchas veces, muchas de las causas resultan en problemas tanto cosméticos como funcionales. Las causas más comunes incluyen:

  • Deformidad congénita (presente al nacer). Un bebé nacido con labio leporino, paladar hendido, masa nasal u otra anomalía (problema) puede tener debilidad estructural o asimetría de la nariz. Las deformidades nasales congénitas pueden requerir múltiples cirugías escalonadas para lograr el resultado final deseado.
  • Trauma nasal. Las lesiones en la nariz pueden provocar un hematoma septal (una acumulación de sangre entre el revestimiento de la nariz y el tabique nasal), fractura y desviación del tabique (desplazada hacia un lado u otro) o fractura del hueso nasal. Un hematoma septal puede dar como resultado una deformidad en la nariz del sillín (una condición en la que la nariz se debilita y, por lo tanto, se “ensilla” en el medio de la nariz). Una fractura puede provocar el desplazamiento de estructuras nasales que conducen a la obstrucción nasal y cambios cosméticos. Si el paciente tiene deformidad nasal debido a un trauma, debe ver a su otorrinolaringólogo dentro de 7-10 días para posiblemente corregir la deformidad antes de que cicatrice.
  • Cirugía nasal previa. Pacientes que se han sometido a cirugía nasal previa pueden experimentar debilitamiento o colapso en sus estructuras de soporte.
  • Masa nasal. Una masa nasal externa o interna puede cambiar la forma o alterar la función de la nariz. Estas masas pueden ser cancerosas o no cancerosas.
  • Cambios relacionados con la edad. A medida que los pacientes envejecen, pueden experimentar debilitamiento o colapso de las estructuras nasales.
  • Condiciones médicas. Ciertas afecciones médicas nasales y sistémicas (que afectan a todo el cuerpo) pueden causar cambios estructurales en la nariz. Las afecciones comunes que afectan el aspecto y la función nasal incluyen: Sarcoidosis, enfermedad de Wegner, policondritis recurrente y otros trastornos del tejido conectivo. Sinusitis micótica alérgica también puede afectar la apariencia nasal.

Tratamiento de la deformidad nasal

El tratamiento de una deformidad nasal depende del tipo y la gravedad de la deformidas, así como de la edad del paciente, la salud general y el resultado esperado. Las deformidades que son puramente cosméticas pueden no requerir tratamiento a menos que lo desee el paciente. La cirugía se realiza con mayor frecuencia para corregir cualquier desfiguración física y restaurar la función de la nariz y las vías respiratorias, y puede incluir injertos de piel y tejidos, que pueden tomarse de otra área del cuerpo o de un donante.

Otros pacientes pueden beneficiarse de la reparación quirúrgica de fracturas o de una abertura del conducto para permitir una respiración adecuada.

Un otorrinolaringólogo realizará un examen nasal completo, un examen de cabeza y cuello. Se verificará el colapso estructural de la nariz y un tabique torcido para abordara la preocupación sobre la respiración y la deformidad nasal estética. Un otorrinolaringólogo tiene entrenamiento quirúrgico para operar en la nariz, la cara y el cuello. Por esta razón, un otorrinolaringólogo está bien entrenado para manejar las deformidades funcionales y cosméticas de la nariz.

Corrección de la deformidad nasal

Una rinoplastia, o una “cirugía de nariz” es una cirugía que puede ayudar a cambiar la apariencia de la nariz. Esto se puede hacer para mejorar la apariencia estética de la nariz o para ayudar a la capacidad funcional de la nariz. Dependiendo de la deformidad exacta, el cirujano otorrinolaringólogo puede necesitar obtener tejido o cartílago de otros sitios del cuerpo, incluida la oreja o la costilla para arreglar la nariz. Si la cirugía es para mejorar la respiración nasal, esta cirugía puede estar cubierta por un seguro. Si la cirugía es solo por razones estéticas, puede que no lo sea..

Una septoplastia es una cirugía utilizada para enderezar el cartílago y el hueso torcidos en el interior de la nariz. Esta cirugía ayuda a corregir el interior de la nariz, pero no cambia la apariencia de la parte exterior de la nariz. más información.

Un otorrinolaringólogo determinará qué tipo de tratamiento es mejor para cada paciente después de una evaluación exhaustiva de la condición individual.

Whatsapp